Panegírico a la Heladera


Amigas y amigos de nuestra querida Westinghouse.

Hoy me toca el enorme honor de decir unas palabras de despedida ante una heladera que desde que la conocí (hace casi 21 años) fue amiga y proveedora, un electrodoméstico tremendamente solidario que enfrentó con decisión riesgos para brindarnos los alimentos y bebidas a la temperatura óptima a muchos de mis familiares, amigos, compañeros y a mí mismo.

Cuando me avisaron de su muerte, sin ningún titubeo anuncié: Ha muerto una heroína del frío seco...

Recuerdo cuando nos presentaron, vos tan blanca, nosotros tan tímidos. Nos acercamos, te miramos y no nos costó nada decidirnos, a pesar de tu dudosa procedencia...

Nuestra querida Westinghouse, no solo era "la heladera".  No señor.  Ella era nuestra compañera de ingesta.  Militante activa de nuestros desayunos, almuerzos, meriendas y cenas.  Conservó nuestros alimentos, creó nuestros cubitos, enfrió nuestras bebidas, refrigeró nuestros remedios.

¡De que madera estaba hecha esa heladera! Serena, inconmovible, soportó el drama de los cortes de Edesur y las altas temperaturas sin quejarse jamás. 

Blanca, cúbica, no frost, con rejillas de Alta Resistencia y una capacidad 239 litros, con gran vocación de servicio, nunca reparó en los riesgos personales que pudiesen acarrearle sus acciones solidarias.

Hoy, no te digo adiós entrañable Westinghouse, te digo ¡Hasta pronto, compañera heladera!

14 comentarios:

Moncha J Smith dijo...

Perdida más nunca olvidada!

nilda dijo...

todavia extraño la siam di tella de mi infancia.

SANTIAGO dijo...

la obsolescencia programada se ha cobrado otra víctima más. justicia!

Hugo dijo...

Yo que usted la uso aunque sea para guardar cachivaches en el fondo de casa.

Y sino, a venderla a los gitanos y ya.

SANTIAGO dijo...

buen punto el de hugo, igual si hay lugar para guardarla, en 10 años se revende en recoleta a 50 lucas como macetero supertopcool

dakun02 dijo...

Triste fin para una abnedada compañera ....!!!

Diego Schinca dijo...

La heladera a muerto.
Larga vida a la heladera.
Por que hay que comprar otra que haga mas o menos lo mismo.
En todo caso la obsolescencia programada hará que dure menos, no guardes los pañuelos.
Saludos.

El Mostro dijo...

La despedimos con honores. Saludos Moncha.

El Mostro dijo...

Nilda, a la Siam no había con que darle.

El Mostro dijo...

Santiago, esta duró casi 21 años!

El Mostro dijo...

Hugo, no puedo comerciar con un cadaver...

El Mostro dijo...

Santiago, buena idea, llenarla de tierra y plantar algún vegetal... La sra. Mostra no lo hubiera permitido.

El Mostro dijo...

Abnegada, así es estimado Dakun.

El Mostro dijo...

Hola Don Diego. Nos compramos una, aún antes de tener la opinión de un especialista. Su fin era irreversible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares