Visita sanitaria III - drama médico en tres actos

Continúa de acá...
El kia del alfajor (¿se puede comer en la sala de espera?) no come como dios manda sino que con los dedos pulgar e índice va arrancando pedacitos, sin sacarle de encima los ojos a la pendeja.  A las tetas de la pendeja para ser más exactos.  Se produce un miguerío.

Pienso ¿Qué carajo estoy haciendo acá?  Podría estar en casa viendo “Dead like me”, tomando café y fumando. ¿Hay levante en un nosocomio? ¿Se imaginan un diálogo entre un indigestado y una jugadora de hockey lesionada? "¿Venís siempre a acá? ¿Esguince o fractura?"

Otro doctor se asoma y dice algo que sonó a “Páez” o “Báez”, con pocas ganas porque ya es tarde y tiene los huevos llenos de atender pelotudos hipocondríacos.  La señora perra y su pequeña apretada se ponen de pie y se introducen al consultorio, bajo la atenta mirada del señor del alfajor.  Justo en ese momento hace su aparición la pareja del caballero, parecida a Susy Kent (googleen, manga de vagos).  El señor se deshace en amabilidades, temiendo haber sido capturado relojeando el culito de la pendeja.  La señora Kent luce unos anteojos que harían las delicias de Marta Minujin y Johnny Tolengo.

En eso vislumbro a mi doctora.  Por si no lo dije, no soy buen fisonomista.  Sé que mi doctora es mujer, de pelo castaño y debe andar por los cuarenta y pico.  Si, es ella.  ¡Pero tiene el tapado puesto y lleva unas carpetas!  Con gráciles* pero decididos movimientos la intercepto. 
-Doctora-con un dejo de angustia- la esperaba. 
-Ah, ¿usted tenía turno? -duda.
No le doy tiempo a pensar y meto en su consultorio, el Nº 29.  Me pregunta dos güevonadas, le digo lo que quiere escuchar, le miento, me aprovecho de sus ganas de irse.  Me hace la receta.  Le doy las gracias.  Me retiro agotado pero con la receta en la mano.  La sacudo (a la receta) triunfalmente como si fuese una boleta ganadora del Telekino.

*Es un decir.  Soy menos grácil que un bloque de granito.

13 comentarios:

nilda dijo...

me hace recordar a los tipos que faltaron al laburo y necesitan una justificativo y te vienen a boludear con que tienen ataque de panico para pedir un comprobante
¡nones!!
Perros, para que yo os de un comprobante, haceme por lo menos un brote esquizofrenico!!!
Apurados a mi!!!

nilda dijo...

le robe la expresion sereneider, pero puede aprovechar la mia "chocolatinas" mi post de hoy y estamos a mano.

GABU dijo...

Noup,definitivamente NO se puede ni se debe comer en una sala de espera a no ser que a uno le hayan sacado sangre y vícitma del ayuno le obsequien (??) alguna masita,vió?

P.D.:Antes de retirarte te cercioraste que a la receta no le falte ningún datillo que impida el descuento por obra social anque expendio del fármaco,no???

Vos viste que uno cree que engaña al médico sin turno previo y el muy turro 'sinquererqueriendo' puede omitir datos claves... ¬¬

BESOS DE SÁBADO SOLEADO =)
Muy buen finde!!!!!

GABU dijo...

NILDI,te aseguro que la gente que va al médico para rajarse del laburo y tomarse unas mini vacaciones justificadas,me dan asco,el día que se aviven y cobren aunque sea $2 cada comprobante,vas a ver que ahí se curan tod@s de golpe!!!
jajajajajajaajajjaj

Por culpa de tod@s esos parásitos será que hay tanto médico de mierda,yo me pregunto... :/
Uno de ellos me tocó en desgracia y 'riña' mediante el facultativo debió pedirme disculpas al osar creer que yo también iba por el justificativo,al final me lo encajó igual y opCvio que no lo utilicé como la mayoría de los 'cabezas'!!

BESOS Y DESCARGAS

nilda dijo...

bueno, gabu, si estas enferma te mereces el justificativo tampoco vamos a ir a laburar enfermos.
Ey uds. saben, lectores de Mosterio que el mostro en un enfermero de Almas? Si, asi como lo escuchan....

Jorge dijo...

Estimado Mostro:
No puedo dejarle mi comentario porque llamé al 0-800-Mostro para pedir turno y me daba ocupado 3 horas seguido, llamé entonces al teléfono de línea y luego de 10 minutos me dijeron que Ud atendía recién el 24 de Octubre luego de las elecciones pero que podía dejar en la grabadora mi pedido... ah, y había al final una propaganda de Goli-Cola con sabor maracuyá...
Atte/

Moncha J Smith dijo...

Pero que placer se siente cuando salís victorioso...a pesar de la espera, la gente, las minitas tetonas, los alfajores, etc.
Uno se siente intocable!

Hugo dijo...

Me sumo al comentario de Moncha, al igual que después de hacer un trámite engorroso, afuera el aire es taaaaan lindo.

Es como sentirse joven nuevamente. (?)

Any dijo...

Todo trámite es un bajón, no sería hora de simplificar un poco las cosas? digo yo bah ...

Le hizo poco menos que un tackle a la doc jajajaj! Si una cualidad tienen los Mostros es la de ser GRÁCILES

=D

abrazo dominguero

Yoni Bigud dijo...

Gran maniobra en el final. En esas salas hay que estar atento para aprovechar las oportunidades de salirse con la suya. No todo es mirar culos, che.

Un saludo.

El Mostro dijo...

Muchas gracias a todos por sus comentarios, estoy contando las pastillas, tengo miedo que me hayan cagado con alguna.

nilda dijo...

lo que yo les puedo asegurar es que cuando venian los medicamentos a la unidad sanitaria (una caja enorme llena de cosas) las enfermeras y las mucamas se echaban encima como yo me echaria si fueran sanguches de miga de jamon crudo. Era como una fiesta semanal, para ver que les podia servir para eventuales orzuelos o dolores de gargantas. Y eso que jamas venian benzodiazepinas (que son esas cosas que te hacen sentir bien). Despues se hizo el plan remediar que todo se tiene que justificar con receta y se tuvieron que sofrenar un poco.

El Mostro dijo...

si, la mostra me cuenta lo mismo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares