La jueventud no está perdida

Hoy vi algo re cute*, como diría la mostrita mayor: un muchacho fue a la hamburguesería de L.N.Alem y Corrientes, compró una, la desmenuzó y se la dió a un perro sucio, flaco y rengo que estaba durmiendo por ahí.
Le daba de a pedacitos, lo acarició hasta que el pichicho entró en confianza. Un dulce.

* tierno

9 comentarios:

Evan dijo...

Sí un dulce, pero yo se la hubiera dado a un chiquito de la calle, no???

Saludos mostro!!

Carlos dijo...

Gran gesto ;-)

fantasía dijo...

Bonito gesto. Si es que en el fondo tenemos buen corazón :))
Feliz finde

El Mostro dijo...

Evan, capaz que lo hace, no vi ninguno cerca. O capaz que no, vaya uno a saber, no viene al caso. :)

Alex dijo...

cómo hacés con tantos blogs?

El Mostro dijo...

jajaja, que buena pregunta Alex. En realidad son solo tres, uno está por desaparecer y alg´n otro solo colabor.

Amperio dijo...

Ese no es ningún dulce. Es de la secta satánica de los comeperros. Se ganan la confianza de los cánidos a fuerza de bigmacs, panchos y choripanes, los llevan para sus casas y después los sodomizan.
Alguien tiene que hacer algo. Ya basta de perros famélicos sodomizados...!

¿Quiere que escribamos juntos una carta a Clarín, Mostro?

El Mostro dijo...

Si, si, una carta a clarín y otra a los reyes magos.

Señora Lechuguita dijo...

Si no dejamos que nos compren la conciencia, podemos hacer algo para mejorar las cosas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares